23 marzo 2017

REPORTAJE A GABRIEL BRENER

El miércoles 22 de marzo se subió a El Tren, el docente, Licenciado en Ciencias de la Educación, profesor universitario Gabriel Brener. Un viaje en profundidad hacia el sistema educativo. El valor de las pruebas de evaluación. La marcha docente. Méritos y desméritos de Sarmiento. Las Universidades del Conurbano. Las críticas de los sectores medios. La escuela pública y el financiamiento de la escuela privada. Apenas algunos de los temas de este recorrido apasionante. ¿Se va a quedar en el andén? Le aseguramos que se va perder algo muy importante. Súbase, que lo llevamos
                      EL TREN, UNA VOZ DIFERENTE PARA ESCUCHAR, REFLEXIONAR Y DISCUTIR
                     UN PROGRAMA QUE  NO TE LA DEBE, QUE SÓLO CIERRA, CON TODOS SUS OYENTES ADENTRO


 

22 marzo 2017

LOS NÚMEROS NO CIERRAN

Los números no cierran. Los ajustados reaccionan. El espacio público es un mapa de protestas.
El establishment se pone nervioso, algunos porque les preocupa no seguir ganando arrasadoramente como ahora y otros porque tienen una tasa de ganancias inferior a lo esperado. También están empresarios de la torpe burguesía nacional que compraron los globos amarillos y hoy han cerrado sus plantas o negocios, o están luchando para no hacerlo. También sectores medios y populares que compraron el cambio y ahora empiezan a atisbar que el acto fallido de la gobernadora María Eugenia Vidal era lo único sincero: “Cambiamos futuro por pasado”.
Los números no cierran. La inflación presentada como el enemigo principal a abatir en el primer año superó en más de 15 puntos a la del último año kirchnerista, luego ha bajado a través de acentuar la recesión, deteriorando el salario y las jubilaciones, con el incremento superlativo de las tarifas y los servicios, y cuando la iban a levantar como bandera electoral tuvo un nuevo rebrote que ubica el alza en el 2% mensual.  Mientras cae el consumo con cifras apabullantes en la leche y la carne, los artículos suntuarios son demandados por los ganadores del modelo refundacional. Así, mientras el consumo de leche cae un 8% en el primer año del gobierno, las cápsulas de Nespresso aumentaron su demanda un 45%.   
Los números no cierran. Si el gobierno se endeuda en forma superlativa en 80.000 millones de dólares, de los cuales 16 mil millones se contrajeron en los dos primeros meses del 2017, la demanda de dólares para turismo y atesoramiento consumieron  9000 millones. Ya en diciembre se habían fugado 4854 millones de dólares. Endeudarse para turismo y atesoramiento es un camino en cuyo final o quizás antes, se llega al abismo.
El monto del endeudamiento macrista alcanza en 15 meses al equivalente de lo negociado con quita por el  Presidente Néstor Kirchner.  
Las importaciones descienden en una economía que decrece, pero en la composición de las mismas hay un desplazamiento de los insumos en favor de los productos terminados. En materia textil si antes de la apertura los importados representaban un 50%, hoy alcanza el 61% y los nacionales se reducen a un 39%.-
Con una capacidad industrial ociosa de entre el 35 y el 45%, con un mercado en recesión, la lluvia de inversiones prometidas es el sueño de la afiebrada y mentirosa campaña electoral.
La mejor alternativa es la financiera, ya que con un dólar fijo en el mismo valor de hace un año y con la semi seguridad que casi no se moverá hasta después de las elecciones de octubre, traer un millón de dólares, convertirla en pesos, suscribir LEBAC a 35 días y renovarlas en cada vencimiento le proporcionará en seis meses alrededor de 115.000 dólares. Una rentabilidad en dólares única en el planeta. Si el primer paso que realizó el gobierno fue transferir ingresos a los sectores agropecuarios y mineros, el segundo y simultáneo fue el de la rentabilidad financiera.
El grado de endeudamiento en LEBAC equivale a la masa monetaria. Si alguna tormenta local o internacional se desatara, y se produjera el efecto manada o puerta 12, y todos o la mayoría de los tenedores de LEBAC se pasaran al dólar, el corralito sería inexorable. Mientras tanto los intereses que se acumulan mensualmente rondan los 1000 millones de dólares mensuales.
El país se endeuda a 10 años a la tasa a 7% anual, dos puntos cuarenta más que Bolivia. Durante mucho tiempo se sostenía desde los medios afines al actual oficialismo que la desconfianza que producía el gobierno anterior era el motivo de que se pagara una tasa superior a los demás países latinoamericanos, salvo Venezuela. Aquí también el macrismo hizo un mal diagnóstico o confundió deseos con realidad.
Las reservas ascienden a más de 50.000 millones de dólares, cifra similar a la que contaba el gobierno de Cristina Fernández en el 2011. La diferencia fundamental está en cómo se originaron esas cifras: las actuales son fruto en un 75% del endeudamiento y por los ingresos especulativos. Las del 2011 se acumularon fundamentalmente por el superávit comercial.
Increíblemente el gobierno ha autorizado a liquidar las divisas de las exportaciones en un plazo de hasta diez años, por lo que las cifras de las exportaciones dicen muy poco porque pueden permanecer los dólares en el exterior por una década. Al mismo tiempo los capitales golondrinas carecen de plazo para salir del país; pueden entrar hoy y salir mañana.
Con estas dos medidas de una irracionalidad insólita, se vuelve aún más chocante la expresión de Mauricio Macri que “el populismo regaló el presente para hipotecar el futuro”. 
El neoliberalismo es como las mayorías de las religiones que aligeran los sacrificios terrenos en función de un futuro venturoso a partir de la muerte. Incluso violentan la física: el derrame es de abajo hacia arriba.     
Los números no cierran en la macroeconomía. El peso de los intereses de los nuevos endeudamientos será un contrapeso insoportable en los presupuestos futuros que irán disminuyendo en términos reales las partidas en educación, ciencia, seguridad, salud y justicia.
Los números no cierran en la microeconomía: el cóctel de caída de la demanda, apertura económica, incremento desaforado de servicios y tarifas, aumento de alquileres y apertura de la economía, es explosivo.
Los números no cierran con un porcentaje de la población afuera.

NERVIOS ALREDEDOR DE LOS NÚMEROS QUE NO CIERRAN

Desde lugares diferentes se afirma lo mismo: el presidente está irritado, nervioso, irascible, y no entendiendo porqué su arsenal de medidas producen resultados contrarios a los que esperaba. Jorge Fontevecchia, dueño y director de Perfil escribió el 19 de marzo: “Dicen que en privado Macri está enojado y de muy mal humor, atemorizando a sus colaboradores. Debería estar enojado con él mismo. No por haber errado en el diagnóstico sino en la potencia que tenía la medicina que pensaba utilizar para la cura y la velocidad con la cual restablecería la salud de aquello que venía a reparar. Aunque nadie que no se sobreestime podría ser presidente.” Desde Página 12 el periodista Claudio Scaletta escribió ese mismo día: “Por ello no llama la atención, si se dan por ciertos los comentarios de los periodistas que lo frecuentan, que el líder de la Alianza Cambiemos se encuentre sorprendido por la demora en la llegada de la recuperación internacional económica, ese objeto del deseo tan esquivo e impuntual. Parece que la inflación no era tan fácil de bajar ni los capitales productivos tan simples de seducir. El hijo de Franco creyó que podía manejar la economía de un país como si fuese la de un club de fútbol o peor, como si fuese la de una provincia, economías que en rigor se parecen bastante a las de una empresa, y donde no existen ni la política monetaria, ni los problemas macroeconómicos, ni las relaciones. Para colmo, el know how le jugó en contra. En su experiencia previa le tocó gobernar la CABA, el distrito con el mayor ingreso per cápita del país, en un contexto macroeconómico nacional y global favorable. Esa realidad es la que hoy añoran la mayoría de los gobernadores, compelidos a tomar deuda en divisas como única manera de hacerse del pan para hoy. Volviendo al ingeniero de la UCA, es posible reconstruir, sin mayor imaginación, algunas escenas de su vida público–privada. Imaginar, por ejemplo, al siempre sonriente presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, aquel muy joven secretario de Política Económica de Domingo Cavallo en tiempos del Megacanje, proyectándole en la Rosada o en Olivos algún Power Point con las metas de inflación bajando, con abundantes gráficos y una que otra regresión para que el ingeniero recuerde, con poca nostalgia, sus dificultosos estudios de matemática. Las explicaciones brindadas seguramente fueron de esas que se pueden leer en cualquier manual de macroeconomía convencional. Luego del primer semestre de contracción monetaria y altas tasas de interés para esterilizar, más la abundante entrada de dólares para planchar la cotización de la divisa, la inflación bajaría en el segundo semestre (a no olvidarse del delay monetarista). En los gráficos, tan bien relatados por Federico, o quizá por Carlos, el éxito automático del modelo parecía garantizado. A pesar de que en 2016, tras las amenazas de despidos y las proyecciones falsas de inflación de Alfonso Prat-Gay, las paritarias se cerraron a la baja, se suponía que el freno en los precios impactaría positivamente en el poder adquisitivo. Con la economía sincerada, estabilizada y subordinada al imperio, es decir con la vuelta al mundo, florecería entonces la confianza de los inversores y los importadores del exterior. Ya sin la pata en la cabeza de las retenciones, explotarían las exportaciones agropecuarias y, vía tarifas altas y mayores precios en boca de pozo, volarían las inversiones energéticas.  El mejor equipo de los últimos 50 años, mayoritariamente CEOs con nula experiencia en el manejo de la cosa pública, más un puñado de viejos radicales y unos pocos PRO puros fogueados en la CABA, impulsarían, ahora de manera eficiente y transparente, la obra pública. Luego de la recuperación del segundo semestre, 2017 sería el año del despegue……”

La situación es tan evidente que hasta los gurkas del liberalismo parecen en algunos casos en intervalos lúcidos. Así Carlos Rodríguez fundador del Centro de Estudios Macroeconómicos y actual rector  de la Universidad del CEMA, afirmó en Clarín el 15 de febrero: “Yo hubiera preferido un 40% de inflación con la economía funcionando y no un 20% con la economía a punto de explotar por la caída del consumo y la recesión……hubo una decisión de política económica de privilegiar la baja de inflación en lugar de aportar a la reactivación. Y están errados……..La recuperación depende de la política, no de la economía”
En Clarín del 12 de marzo el editor de economía Daniel Fernández Canedo escribió: “Daniel Artana, director de FIEL, definió que el camino de buena parte de los dólares que ingresan por la colocación de deuda tiene como destino a la financiación del turismo o el atesoramiento 
CEMA y FIEL: dos de los centros del ultraliberalismo, en un rapto de racionalidad. Mirtha Legrand criticando en vivo y en directo al presidente, acompañado por su mujer, por su alejamiento de la realidad.
Lo que sucede es tan impresionante que hasta los que no ven por anteojeras ideológicas han recuperado la vista.
LOS NÚMEROS NO CIERRAN
Sobre varios desajustes económicos que debían afrontarse, edificaron una crisis no registrada y con sus decisiones construyeron una crisis real. La pesada herencia y la corrupción actuaron de anestésicos para la cirugía realizada. Reducir una década de gobierno a un capítulo del Código Penal es un objetivo vano. Sólo el desconocimiento de un partido que ignora y desprecia la historia puede intentar acometer una cruzada de vuelo bajo, más allá de su éxito en el corto plazo.
Los ajustados reaccionan y ocupan el espacio público. Entonces el kirchnerismo pasa a ser el comodín a quien se le atribuye fogonear todas las protestas a nivel nacional e internacional. Mientras muchos columnistas decretan su fallecimiento, simultáneamente lo resucitan diariamente y le atribuyen una capacidad inexistente. No ha muerto ni está detrás de cada protesta. Pasa algo evidente: hay desilusión en un porcentaje de los que lo votaron, no tienen casi éxitos para enarbolar y los números no cierran. Los propios números oficiales registran un millón cuatrocientos nuevos pobres, pero el gobierno interpreta los números en sentido contrario a lo que expresan. Algunos, que nunca faltan en todos los gobiernos, atribuyen las dificultades a problemas de comunicación. La cosmetología no reemplaza a la política ni a la realidad.
Hasta la encuestadora Management & Fit vinculada a Clarín expone la situación: el 44,2% de los encuestados desaprueba el rumbo que Macri le viene dando al país y el 48,3% considera que en los próximos meses se estará peor.
El sociólogo y analista político Eduardo Fidanza que simpatiza con el gobierno confirma que el clima favorable al gobierno se está erosionando. Sostiene: “la razón es sencilla y consiste que la cantidad de optimistas se achica y la de pesimistas se incrementa”
Macedonio Fernández, el escritor que tanto influyó en Borges, poseedor de un humor metafísico, solía afirmar: “Fue un desastre tan completo que hasta los sobrevivientes perecieron”. El cuadro de situación tiene algunos parecidos con el Guernica de Picasso. Sin embargo, aquí hay sobrevivientes, los grandes beneficiarios que no dejan de acumular. Escribió Adrián Murano en Tiempo Argentino del 19 de marzo: “El grupo Clarín terminó la semana con otra alegría. El pasado viernes 17 como ocurre casi sin pausa  desde que Mauricio Macri llegó al poder, el valor bursátil de la compañía trepó otro 0,5% y la cotización alcanzó un nuevo pico histórico. En palabras llanas: Clarín cada vez vale más. …Los $252 que cotizó la acción del grupo fue el máximo valor que obtuvo el multimedios en las últimas 252 ruedas, período en que la acción acumuló alzas cercanas al 45%..... Declaró ganancias por 4.129, 6 millones, un 43,3% superior al 2015. Clarín parece que tiene la fórmula para crecer fuerte en medio de una prolongada y profunda recesión.” Tuvo ventas por 41.178,2 millones de pesos en 2016, un 48,2%, superior al 2015. Cablevisión aportó el 70 % de los ingresos. Ahora vuelve a tener el fútbol televisado.
A Clarín sí que los números le cierran.
No es el desastre de la humorada de Macedonio Fernández. Es más bien lo antagónico de lo que decía Jauretche: “Hasta que un día el paisano acabe con este infierno/, y haciendo suyo el gobierno,/ con solo esta ley se rija/ o es pa' todos la cobija, o es pa' todos el invierno.”
 19-03- 2017
 

Imprimir
Imprimir el artículo


21 marzo 2017

CORAZÓN HEDIONDO

                                                       Por Rodolfo Braceli * 

“Nunca dejaré de tener fe en la esperanza”. Eso me dijo, ya herido por la vejez, el hachero Valentín Céspedes. Landriscina me lo presentó en el año 1970 después de Cristo, en el hondo monte chaqueño. El reportaje me agarró de las solapas, y de más abajo también. Primero fueron seis páginas en una revista; al tiempo, otra nota invitado a Buenos Aires: primera vez que dormía en una cama. 25 años después lo ubiqué de nuevo, vivía en la orilla de Pampa del Infierno; otra nota y con nueve páginas. Y no sólo eso: don Valentín, con su camperita elemental y sus zapatillas pampero posó para la mismísima tapa de los personajes del año 1995; sí, en Gente, al lado de Bioy Casares, cerca del presidente de la república, y de Mirtha y de Susana, claro.

Por décadas ignorado por los censos, Céspedes nunca fue a la escuela. Al ratito de conocerlo me dijo que lo más grave no es la pobreza ni el mismo hambre, 
es ser analfabeto: “Sabe, amigo, la ignorancia primero embrutece el cuerpo y después el alma y al final embrutece el corazón”. Redondeó:
“La ignorancia nos hace creer que no hay más remedio que ser esclavos a de por vida”.
Aquel Valentín me contó un secreto: que los hachazos sueltan palabras. Y con su hijo de 14 años ahí, empezó a talar un enorme árbol: “Un hacha dice pan y la otra dirá azúcar… ¿escucha usted? …pan / azúcar… pan / azúcar… pan / azúcar...
Este primordial me mostró a sus siete hijos; para ellos quería conseguir un maestro que subiera al monte cuatro meses al año, y les enseñara a leer y algo de los números.No más que eso, señor. La escuela la ponemos nosotros. ¿Ve esos troncos volteados? Serán los bancos. ¿Techo? Ahí tiene, el cielo entero. Puro techo.”  Cuando lo ubiqué un cuarto de siglo después, don Valentín seguía buscando maestro. Pero le brotó una sonrisa solar cuando me contó que el más chico de sus hijos había aprendido a leer, y que le enseñaría a sus hermanos y a sus gajitos. Por entonces tenía más de cincuenta nietos.

Casi al final del encuentro, me contó que después de aquel primer reportaje en 1970 el patrón lo verdugueó, y debió irse de Pampa Juana “a buscar otro patrón de mejor corazón”.
El don Valentín real me empujó hacia un monólogo teatral; lo concebí encarnado por Miguel Ángel Solá, por Ulises Dumont, por Hugo Arana.
Comparto ahora un breve fragmento de esa ficción; el tema es la dignidad. 
(Digo dignidad y pienso en los compañeros y compañeras que hoy hacen Tiempo Argentino.)
Un detalle: don Valentín en 1995 me dijo: “Cuando pierdo la fe, tengo esperanza. 
 Cuando pierdo la esperanza, tengo fe.
El de corazón hediondo estaba roncando su siesta.
En el obraje, él nos trata pior que a perros; a los perros al menos les tira un hueso.
Ese hombre, a quien tiene dignidad lo dobla a talerazos, 
lo hace huir y en eso lo baja a tiros por la espalda; para que aprenda. 
Después el río se lleva lo que queda del cuerpo hachero. 
Ayer el río se llevó al hermano que me quedaba. 
Hace como un año se llevó al mayor de mis hijos, que nos ha dejado cinco gajitos.
Como les cuento: el de corazón hediondo estaba durmiendo su siesta de harta panza; roncaba y meta pedos, muy a sus anchas.
Despacio yo me le he acercado. Lo primero: le he sacado los cartuchos de la escopeta mientras sigue babeando su siesta, muy satisfecho el maldito.
Pero se ha levantado por fin, ha eructado su locro con vino y se está despabilando hundiendo la cabeza en el fuentón con agua de la última lluvia.
Cuando me ha visto, me ha dicho:
¿Y qué carajo hacés vos aquí? 
A esta hora tenés que estar en el monte voleando tu hacha.
Señor, vine nomás a mirarlo.
Dejá de mirarme, me ha dicho. ¡Bajáme la mirada!, me ha repetido.
Yo no le he hecho caso.
Entonces, el de corazón hediondo ha alzado su escopeta y me la ha puesto de mala manera en la frente misma; me ha hecho doler.
Bajáme la mirada o te vuelo los sesos mierdaaaa, me ha dicho escupiéndome su aliento oscuro.
Pero yo le he seguido mirando a los ojos, manso.
Y él ha apretado nomás el gatillo. Y nada. Y lo ha vuelto a apretar, y nada.
Y, bueno, yo le he alzado mi hacha… y él… él ya está hincado, temblando, y yo lo he sujetado de pies y de manos también. Y está llorando… el muy sonso cree que lo tengo anudado… Mientras gime bajito el desgraciao me besa los pies y dice nombres como despidiéndose, serán de sus hijitos… Hortensia… Nicasio… Rosendo… Petra… y está llorando con mocos… 
y me está lamiendo las alpargatas y bueno, yo he alzado bien alto mi hacha… 
pero el hacha se me ha quedado arriba, quieta… y él ha seguido gimiendo y besando mis alpargatas… Y yo le he dicho: Hombre roñoso, dejesé de joder ya, no sea trapo… Y vaya en sabiendo que sólo estamos atados los que no sabemos leer…
Y entonces le he aflojado las ataduras y… allá va, corriendo...
¿Volverá el de corazón hediondo para matarme y arrojarme enseguida a la sordera del río?
(( Me cuesta creer que volverá por mí. El de corazón hediondo es un cruel, pero por más cruel que sea, nadie resiste ser malvado tanto tiempo. Porque nació de madre, alguna vez ese hombre se ha de cansar de ser malo…))
 ________________________________.
*  Texto publicado en la contratapa de la edición dominical del diario Tiempo Argentino, del 19 de febrero de 2017.
* * zbraceli@gmail.com.ar    //   / www.rodolfobraceli.com.ar
________________________________________________________________.

16 marzo 2017

REPORTAJE AL CURA FRANCISCO OLVEIRA

El martes 14 de marzo se subió a EL TREN, al cura español, nacionalizado argentino de la Isla Maciel Francisco “Paco”  Olveira. Un viaje a lo más profundo de la realidad, donde el dolor, el hambre, la desesperanza se corporiza en hombres, mujeres y niños. No son una estadística, son seres humanos que sufren las consecuencias de un plan refundacional neoliberal. Un relato imprescindible para conocer como volvieron los comedores y se multiplicaron los concurrentes.
Lo que pasaba en el kirchnerismo y lo que sucede en el macrismo.
Un testimonio de vida de este sacerdote del “Movimiento de curas de opción por los pobres”, que estuvo realizando su acción pastoral en La Matanza, la villa 31, y considera ahora su lugar en el mundo a la isla Maciel, donde llegó por la gestión del cardenal Jorge Bergoglio con quien mantiene ahora una relación por correo electrónico. Hincha de Boca le escribió en diciembre una carta explicándole lo que sucedía en diciembre del año pasado. Hace unos días le escribió una dura carta al presidente Mauricio Macri que la puede escuchar en su voz en este programa.
Apenas algunos de los temas abordados en un viaje intenso de 58 minutos. ¿Se lo va a perder?
Súbase que lo llevamos.  
                    EL TREN, UNA VOZ DIFERENTE PARA ESCUCHAR, REFLEXIONAR Y DISCUTIR
                    
UN PROGRAMA QUE  NO TE LA DEBE, QUE SÓLO CIERRA, CON TODOS SUS OYENTES ADENTRO


 

15 marzo 2017

TRES DÍAS QUE CONMOVIERON AL GOBIERNO


No son equivalentes en su trascendencia histórica a aquellos 10 días que conmovieron al mundo, referidos a la Revolución Bolchevique de octubre de 1917, título de un famoso libro de John Reed.
Ni aquellos 13 días que pusieron al mundo al borde de la tercera guerra mundial conocida como la “Crisis de los misiles”, en octubre de 1962.  Pero fueron tres días, los idus de marzo en la antigua Roma asociado a los buenos augurios, los que conmovieron los cimientos de un gobierno ensoberbecido en un apoyo ciudadano que parece desmesurado, aunque esté en pendiente, luego de 15 meses de implementar implacablemente un arsenal de medidas antipopulares. Las encuestas han reflejado el deterioro y las mismas son para el gobierno del marketing un acto de fe tan fuerte como sus políticas centrales: devaluación, ajuste, endeudamiento y apertura de la economía. Macri y sus funcionarios han intentado disimular el impacto como aquellos boxeadores que sienten un golpe que lo conmueve y para disimular, sonríe.
Sin embargo, hacia el interior del macrismo, la conmoción es fuerte y los discursos para afianzar las convicciones y levantar el ánimo están a la orden del día.
En varias notas adelanté mi convicción que en este año el gobierno intentaría tirar la casa por la ventana, recurriendo al incremento del déficit fiscal, con énfasis en la obra pública y en la emisión monetaria y que la lucha contra la inflación pasaría a un segundo lugar. Como antecedente están las medidas de los gobiernos oligárquicos de la primera década infame.
Contra lo previsto, el gobierno ha acentuado sus medidas antipopulares especulando con la dispersión opositora antes que los méritos propios, amarrándose a la polarización con Cristina Fernández, con sus causas judiciales e insistiendo en el cada vez menos eficaz pretexto de la herencia recibida y en el aún redituable argumento de la corrupción.
Como ahora distintos casos de corrupción atraviesan a la actual administración y la expectativa de un futuro mejor se ha ido disipando, los pilares de su sustentabilidad se han debilitado seriamente. Y las multitudinarias manifestaciones de protestas, que por una ironía del calendario se concretaron el 6,7 y 8 de marzo, han impactado en el primer gobierno de derecha que llega a la Casa Rosada por elecciones democráticas en los últimos dos siglos. El viernes 10 La Nación tituló en tapa: “Moderarán la suba de tarifas y el recorte del gasto para después de las elecciones.” Y en la bajada: “Estrategia. Macri ordenó demorar medidas para evitar reacciones negativas con impacto en los comicios de octubre; postergarían aumentos en los servicios y transporte”.
El gobierno en este caso tiene una notable transparencia. Se difieren las actualizaciones hasta después de las elecciones apuntando el resultado electoral. Lo que omiten son las reformas estructurales que le habilitarían un resultado favorable como aprobación de lo hecho hasta ahora.
A fuerza de ser reiterativo debe quedar claro que lo presentado como errores no son más que objetivos buscados. La caída del poder adquisitivo de salarios y jubilaciones busca enfriar la economía y acentuar la recesión para combatir la inflación. La desindustrialización y los despidos junto con la apertura de la economía, buscan flexibilizar en los hechos y luego de debilitada la reacción social,  reformar la legislación laboral e infundir el miedo para circunscribir y reducir los conflictos sociales. Siendo CAMBIEMOS un acuerdo electoral visceralmente antiperonista, la desindustrialización disminuye significativamente el actor político principal que históricamente para el movimiento nacional y popular ha sido la clase obrera.
La incomprensión que sobre el peronismo tienen incluso los más agudos ensayistas del establishment como Eduardo Fidanza, quedó reflejado en su nota en La Nación del 11 de marzo que bajo el título “Para el peronismo siempre es el mismo día”, donde escribió: “Por así decirlo, su democracia no consistió en “un hombre, un voto”, sino  en “ un empleo público o un subsidio, un voto”.        
 LOS MAESTROS EN LA CALLE

Luego del levantamiento de planes de acceso a la educación y la eliminación de entrega de computadoras; y con un Ministro de Educación que se considera Gerente de Recursos Humanos, el gobierno consideró que puede doblegar las aspiraciones salariales de los docentes como un equivalente de lo que hizo Margaret Thatcher con los mineros: un caso testigo y ejemplificador. Antes el gobierno había fracasado con los bancarios.
Los maestros concretaron una manifestación de notables proporciones y por lo tanto deberán ser escarmentados.
Aquí más que una planilla de Excel hay un porcentaje de aumento a cumplir. Para ello la sensible gobernadora de la Provincia de Buenos Aires no vaciló en amenazar con voluntarios, que en el lenguaje político se denominan rompehuelgas y en idioma barrial “carneros”.
A ellos se dirige un texto que circula por Internet de notable voltaje emocional: “Que se vengan los voluntarios nomás, de todas partes, que se vengan a nuestras escuelas donde se llueve y no hay aire acondicionado, ni estufas; que vengan, que den clase sin vidrios y sin puerta, de cara al patio del recreo; que vengan, que partan en 8 las porciones del comedor y las repartan orgullosos de la miseria que reparten. Que vengan, que se tomen la lancha y busquen a los niños en sus ranchitos, les den la leche, limpien la escuela, den la clase y vuelvan a esperar la lancha. Que vengan, que lleguen a la escuela caminando el barro, esquivando los perros con la bici, que pedaleen y lleguen, divinos, como detrás de la PC. Que vengan, que corran a los transas de la puerta y de la esquina, que le salgan a disputar cada pibe o piba, que vengan y ponga huevos y ovarios. Que vengan, que den clase acunando al bebé de nuestras chicas, y que les salga linda la letra del pizarrón. Que vengan, que contengan 300 pibes. Vengan a las cárceles y den clase cuando se cierren tres portones atrás de ustedes, vengan. Vengan a compartir mate cocido y pan. Vengan con la cartuchera llena de biromes, vengan carguen gordita la sube y recorran 5 escuelas en una misma jornada. Vengan, pongan el cuerpo para descargar la tristeza, el llanto, la bronca, pongan el cuerpo en las peleas, pongan el cuerpo a las familias desesperadas, pongan el cuerpo y salgan con la ropa ensangrentada, enlagrimada. Párense en el medio de la calle, corten el tránsito y frenen batallas campales. Párense en el medio del patio sin micrófono y háganse escuchar por 400 adolescentes. Vengan, traigan las zapatillas de casa, vayan al juzgado. Vengan, saquen fotocopias, cárguenlas en la mochila y paséenlas todo el día, toda la semana, todo el año. Vengan, tengan paciencia, enseñen mucho, abracen cuando sea necesario, fúmense todos los días la pipa de la frustración, aprendan a alegrarse con las pequeñas cosas. Vengan, formen la cooperadora, arreglen edificios, pongan en juego sus patrimonios y su tiempo, pinten la escuela. Corran las ratas y los alacranes. Vengan, citen a los alumnos, den clase en ese marco, el 6, el 7, el 8, un mes entero, un año entero.
Vengan. Así y todo jamás van a ser mejores que mis compañeros de paro. Así y todo, nunca van a ser más que vulgares y miserables rompehuelgas. Nosotros seguiremos siendo, honrada y honrosamente, trabajadores de la educación.”
Una de las pancartas de la multitudinaria manifestación por el día internacional de la mujer era un tratado de sociología,  reivindicando las descalificaciones sufridas: “Putas como Eva/ Locas como las Madres/Yeguas como Cristina/Negras como Milagro/ Y con los ovarios que le faltan a la CGT.” 
LA MOVILIZACIÓN DE LA CGT

La movilización fue la más importante de los últimos años, lo que reveló la capacidad de movilización de las centrales obreras a lo que se sumaron las organizaciones sociales y muchísimos participantes autoconvocados. Fue una notable exteriorización del malestar social, que no fue percibida por el triunvirato cuyos oradores obviaron lo solicitado masivamente por la concurrencia De Carlos Acuña y de Héctor Daer, alineados con el Frente Renovador es difícil esperar algo muy distinto a lo que hacen. Este último cometió un fallido sobre la fecha del paro que alteró los ánimos que ya estaban exaltados. Además increíblemente condicionó el paro siempre y cuando el gobierno no modifique su política económica. El gobierno, como sabe cualquiera que no es ingenuo o se haga el ingenuo, cosa que ningún dirigente sindical lo es, no modificará sus políticas, sólo en el mejor de los casos atenuará su ritmo. Actuaron, o en mejor de los casos parecieron actuar, más como emisarios del gobierno ante sus representados y no como debían, expresión de las quejas de los obreros ante el gobierno.  El tercer componente del triunvirato es Juan Carlos Schmid, posiblemente uno de los tres mejores cuadros del sindicalismo por trayectoria y envergadura intelectual, pero que no ha podido superar  los variados agravios que sufrió del kirchnerismo. Eso explica pero de ninguna manera justifica trasladar situaciones personales a políticas generales. Es como si  se estuviera actuando en espejo reproduciendo errores similares a los sufridos anteriormente. El adversario en términos benévolos, el enemigo, es Mauricio Macri, no Cristina Fernández. No se entiende que se rechace la adhesión a la movilización y paro de la ex Presidente y se elogie el diálogo sin resultados  concretos. La dirigencia  sindical ya fue burlada por los empresarios hace unos meses que ni siquiera se comprometieron a no despedir, solo que tenían la intención de no hacerlo, mientras que ordenaban a sus CEOS a concretar los despidos.
Apunta bien al respecto el periodista Claudio Scaletta: “La idea de reconstruir un supuesto “nuevo peronismo” donde la superestructura sindical” y bajo la negación de las transformaciones en favor de los trabajadores de los tres gobiernos anteriores nació muerta y duró lo mismo que el encantamiento macrista”. En el mismo sentido escribió el politólogo Edgardo Mocca: “El triunvirato nació como administrador de una transición social sindical inmersa, a su vez, en una transición política. Los tres miembros de la dirección tienen historias político-sindicales diferentes  confluyen, sin embargo, es que ninguno de los tres expresa simpatía por la experiencia política kirchnerista. No es extraño entonces que el diagnóstico político establecido en el inicio sostenido todos estos meses tenga la forma de una colocación de Cristina y del kirchnerismo en el pasado. Y que su brújula política  haya sido una lenta recomposición del peronismo en un alejamiento progresivo de la ruta política de los doce años anteriores. La confluencia en este punto con el relato macrista es absoluta. Pero, claro, es una confluencia general que no anula los problemas de una difícil relación signada por un interrogante cómo se hace para recomponer un peronismo como alternativa electoral aceptando pasivamente el rumbo adoptado por un gobierno de signo diferente. Esa es la tensión que está en el centro del episodio del martes último, independientemente de las formas patéticas que asumió.”
Después de explicaciones poco convincentes de los integrantes del triunvirato, fue Juan Carlos Schmid quién realizó puntualizaciones autocríticas certeras:  “Para mí el paro es irreversible, el gobierno dice una cosa y después ejecuta otra……quizás no tuvimos la sagacidad para poner la fecha del paro en el acto del 7 de marzo….había mucha gente enojada entre la que se advertían sectores con banderas sindicales, políticas y territoriales….La gente se movilizó para expresar su rechazo a la política económica que está llevando adelante el Ejecutivo. Eso no hay que perderlo de vista y es fundamental”
Los medios oficialistas hicieron hincapié en los incidentes que fueron lo secundario. Lo principal fue la multitud que expresó un estado de ánimo muy alejada del discurso optimista de “la revolución de la alegría” 
 LAS MUJERES EN BUSCA DE LA MITAD DEL CIELO
Fue emocionante. Mujeres de todas las edades, una multitud de jóvenes de todas las opciones sexuales tomaron las calles. Sus pies arrastran siglos y siglos de dominación y ultrajes. Devaluadas sus heroínas, minimizadas sus luchas, denostado el feminismo, víctimas de los femicidios, sus esfuerzos van encontrando un lugar creciente en la sociedad patriarcal. Parece increíble, pero la patria potestad compartida tiene en nuestro país apenas 32 años de vigencia. 
Se ha consolidado un camino que va abriendo surcos en la incomprensión masculina y en mucha de la femenina. Como en el caso de la concentración de la CGT, los incidentes secundarios fueron magnificados por la prensa oficialista, haciendo pasar lo secundario como lo principal.
Dos joyitas del escritor uruguayo Eduardo Galeano ilustran la lucha de las mujeres en busca de la mitad del cielo: “Si Eva hubiera escrito el Génesis, ¿cómo sería la primera noche de amor del género humano? Eva hubiera empezado por aclarar que ella no nació de ninguna costilla, ni conoció a ninguna serpiente, ni ofreció manzanas a nadie, y que Dios nunca le dijo que parirás con dolor y tu marido te dominará. Que todas esas historias son puras mentiras que Adán contó a la prensa”.
La otra: “Hay criminales que proclaman tan campantes “la maté porque era mía”, así no más, como si fuera cosa del sentido común y justo de toda justicia y derecho de propiedad privada, que hace al hombre dueño de la mujer. Pero ninguno, ninguno, ni el más macho de  los supermachos tiene la valentía de confesar “la maté por miedo”, porque al fin y al cabo el miedo de la mujer a la violencia del hombre, es el espejo del miedo del hombre a la mujer sin miedo.” 
TRES DÍAS QUE CONMOVIERON AL GOBIERNO
Tres marchas. Más de 500.000 personas movilizadas en una sociedad contradictoria, confundida,  y finalmente luchadora. Que lentamente va comprendiendo que el límite al ajuste es la resistencia a los ajustadores. El gobierno no cambiará sus planes sino que hará un gradualismo electoral, sin pudor para sacrificar algunos de sus dogmas. Las elecciones de octubre definen la suerte del plan refundacional de la Argentina, para dirimir definitivamente un empate histórico de modelos en pugna. Implica algo más: si se emprende el camino consolidado de la dependencia o se abre una alternativa precaria pero diferente.
Si triunfa CAMBIEMOS, se puede suscribir la frase del escritor francés Gustave Flaubert: “El futuro es lo peor que tiene el presente”. Pero si se alienta una llamita de optimismo, el escritor inglés  George Bernard Shaw nos ayuda: “Hay hombres que ven las cosas como son, y se preguntan ¿por qué? Y hay otros que sueñan las cosas como nunca fueron y se preguntan ¿por qué no?”
14-03-2017
 

Imprimir
Imprimir el artículo